La chía, longevidad y salud en tu vida diaria

Esta planta nativa de México era uno de los alimentos más apreciados por las culturas mesoamericanas con justa razón,  pues aporta grandes beneficios a nuestra nutrición y salud. Después de ser prácticamente relegada su consumo ha resurgido con fuerza; en este artículo te mostramos 10 razones por las que no puede faltar en tu dieta.

  1. Fuente de fibra



Una cucharada de 10 g de chía contiene 4 g de fibra, lo cual es una fantástica noticia para nuestra salud, pues nos ayuda a regular el tránsito intestinal y a retrasar el aumento de azúcar en sangre. La fibra soluble que contiene reduce los antojos y nos hace sentirnos llenos más rápido, debido a que absorbe 10 veces su peso en agua, formando un gel voluminoso que si lo combinamos con líquido (como agua, leche, jugo o yogurt) nos da sensación de saciedad. Esta fibra también actúa como probiótico, esto significa que sirve de alimento para las bacterias beneficiosas en el intestino, con lo que reforzamos nuestra digestión, el sistema inmunológico y nuestro bienestar en general.

  1. Antioxidante

Las semillas de chía contienen una cantidad importante de antioxidantes, principalmente flavonoides, betacaroteno y tocoferol. Estos nos ayudan a prevenir los daños de los radicales libres en nuestro cuerpo, como el envejecimiento, la inflamación de los tejidos y enfermedades más graves, como el cáncer. Tan alto es su contenido que las semillas se mantienen frescas y comestibles durante más tiempo sin volverse rancias; esta característica fue utilizada por los antiguos mesoamericanos que incorporaban el aceite de chía en sus barnices y pinturas para conservarlas mejor.

  1. Son una fuente saludable de Omega 3

Seguro que has oído sobre el Omega 3 y en la chía encontrarás la concentración más alta conocida hasta ahora de este ácido graso indispensable para nuestra salud. Probablemente el beneficio más documentado es la reducción de las enfermedades cardiovasculares. También se ha concluido que ayuda en el tratamiento de la arterioesclerosis y hay ciertos estudios que sugieren que protege contra la demencia. También puede reducir la depresión y aumentar el rendimiento intelectual. Es bueno para el sistema nervioso central, las células y mantiene brillante nuestra piel y cabello.

  1. Bomba de nutrientes


La chía tiene alrededor de 20% de proteína, lo que la convierte en la semilla con mayor concentración de proteínas, además de que proporciona todos los aminoácidos esenciales. Es muy alto su contenido en calcio, al menos 5 veces más que la leche de vaca, y también contiene boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos. Tiene más potasio que los plátanos y 4 veces más hierro que las espinacas. También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas del complejo B, vitamina E y A.

  1. Ayuda con la hidratación

Gracias a su capacidad de absorber 10 veces su peso en agua, consumir semillas de chía nos permite prolongar la hidratación por más tiempo, lo cual es muy importante en el caso de deportistas o personas muy activas, pues así regulamos más eficientemente el balance de electrolitos de nuestro cuerpo. Es una buena idea tomar una bebida con chía a la hora de ejercitarte, sin todos los azúcares que encontrarías en las bebidas deportivas comerciales.

  1. Aumenta la masa muscular

Dada la alta proporción de proteína la chía es una gran opción para recuperar el tejido muscular, especialmente en etapas de crecimiento y cuando buscamos ganar masa muscular. Al tener carbohidratos complejos son un alimento perfecto para proveer de energía a nuestro cuerpo para las sesiones de entrenamiento o actividad física.

  1. Antiinflamatorio


Cuando hay dolor de articulaciones las semillas de chía pueden ser un gran apoyo, gracias a las propiedades antiinflamatorias del Omega 3. Asimismo la fibra soluble ayuda a reducir absorción del colesterol y gracias a su capacidad saciante puede ser un apoyo a la hora de bajar de peso, lo que beneficiará a las articulaciones de nuestras piernas.  ¡Los guerreros aztecas decían que curaba las lesiones de rodilla!

  1. Apoyo en la diabetes

Las semillas de chía son también un aliado valioso para los pacientes con diabetes debido a que controla los niveles de azúcar en sangre, al frenar la rapidez con que nuestro cuerpo convierte los carbohidratos en azúcares simples. Asimismo estudios han demostrado que las semillas de chía pueden bajar de manera significativa la presión arterial, la cual se asocia frecuentemente a los casos de diabetes.

  1. Nutre los huesos

La chía es una gran portadora de nutrientes necesarios para la salud ósea, destacando su contenido en calcio, además de proteínas, fósforo y magnesio. Por lo tanto es un alimento muy recomendado para la etapa de crecimiento y también para prevenir la osteoporosis.

  1. Salud cardiovascular

Consumir diariamente chía supone un excelente aporte de Omega 3, con propiedades antiinflamatorias, antiarrítmicas y antitrombóticas, que repercute en una mejora de la salud cardiovascular. Esto se ve reforzado por su contenido de fibra, calcio, magnesio, ácido fólico, antioxidantes y sustancias vegetales como el beta-sitosterol, necesarios para la contracción cardiaca y el buen estado del corazón y las paredes de los vasos sanguíneos.


Angelika Koniecki
Angelika Koniecki

Author



Leave a comment

Comments will be approved before showing up.